viernes, 22 de febrero de 2008

LA NOVELA

Material preparado por
Rosa María Montes

‎1. Introducción‎

En este trabajo se presenta la novela como genero narrativo, que muestra en ella diversos relatos ‎que se pueden desarrollar en el presente, en el pasado o en el futuro, esta también presenta ‎temas de aventuras, romances, aspectos de la vida humana entre otros debido a esta cantidad de ‎temas se puede clasificar la novela en diferentes tipos, bucólica, satírica, psicológica, ‎sentimental, policiaca etc.
El presente trabajo lo elabore teniendo en cuenta el concepto de novela, sus características, ‎evolución y temática, investigando minuciosamente a cerca de esta.
También por medio de este trabajo pondré en practica las normas del ICONTEC que en un ‎futuro necesitare poner en practica.‎

‎2. La novela universal

Características, temática
Termino procedente del italiano novella (derivado a su vez del latín nova: noticias) con el que se ‎denomina en aquel idioma un relato de ficción intermedio entre el cuento y él romanzo o ‎narración extensa. La palabra "novela" que en el castellano del siglo del oro mantuvo su ‎acepción original de relato breve (en este sentido la utiliza Cervantes en el titulo de sus Novelas ‎Ejemplares), posteriormente servirá para designar la narración extensa (correspondiente al ‎italiano romanzo y al francés roman), mientras que el relato breve será denominado novela ‎corta.
Dada la gran diversidad de modelos que presenta la mencionada narración extensa a lo largo de ‎la historia, es difícil elaborar una definición precisa y omnicomprensiva de la novela. Esta ‎dificultad se incrementa por el hecho de su confluencia (o asimilación de elementos y técnicas) ‎con otros géneros como la epopeya, la lírica, el drama. Esta diversidad de modelos y ‎confluencia de géneros hace comprensible el hecho de la multiplicidad de definiciones ofrecidas ‎por autores y críticos sobre la novela.

Una posible aproximación de la definición de novela seria entonces que es el resultado de la ‎evolución de la poesía épica, evolución impuesta por la vida moderna que se ha desinteresado ‎de los grandes relatos heroicos en verso, y desea, en cambio conocer aspectos de la vida real, ‎resaltados de una manera más sencilla. Es fundamental, pues para la narración de la acción o ‎serie de episodios que se suceden a través del tiempo. Actualmente se han mezclado a la novela ‎tantos elementos subjetivos (líricos) y dramáticos que le han impreso un acento propio, ‎profundo y personalísimo. Además, la novela es el genero literario que más cantidad de ‎elementos psicológicos ha absorbido. Toda novela se nutre de la hora histórica en que nace, y la ‎refleja con mayor o menor exactitud.‎

Evolución histórica

Las primeras muestras conocidas de novela se producen en Grecia y Roma entre los siglos II a ‎de C y III d de C. se han clasificado en cuatro tipos básicos: novelas de viaje fabuloso, novelas ‎amorosas, novelas satíricas y novelas bizantinas o de reencuentro. El esquema en estas novelas ‎griegas es similar en muchas de ellas: encuentro de una pareja de jóvenes (enamoramiento, ‎boda, fuga), separación (en un viaje arriesgado a causa de naufragios y piratas), reencuentro de ‎los enamorados (que han sido fieles a pesar de las dificultades) y final feliz. En estas novelas ‎están ya diseñados los componentes básicos del genero (espacio, tiempo, personajes, ambientes, ‎diálogos, etc.), y en sus autores hay conciencia clara de del cometido del mismo.‎

La narrativa medieval ofrece junto a relatos de novela corta, nuevos modelos de narración ‎extensa, como la novela caballeresca y la sentimental.‎

En el Siglo de Oro, aparte de la novela caballeresca y sentimental que siguen captando el ‎interés de los lectores surge la novela pastoril, la novela picaresca. Partiendo de esta realidad, ‎Cervantes con su parodia de los libros caballerescos va a crear la novela moderna, superando ‎las deficiencias del modelo parodiado, con una estructura episódica, según un propósito fijo ‎premeditadamente unitario y de acuerdo con el principio de la "consonancia" y "verosimilitud".‎

En el siglo XVIII nace en Francia la novela de análisis psicológico y de critica de valores ‎religiosos y morales de tipo tradicional (Cándido de Voltaire; Justina de Sade), en concordancia ‎con lo que sucede en la gran novela inglesa de la época (Viajes de Gulliver de J. Swift; ‎Robinson Crusoe de Daniel Defoe), mientras en España apenas hay muestras del género y son ‎de escaso valor. A finales de siglo aparecen unas novelas cargadas de un sentimentalismo ‎melancólico que preanuncian la sensibilidad de romántica: Obras de S. Richardson (Pamela), B. ‎de Saint Pierre (Pablo y Virginia), Goethe (Werther).‎

En el siglo XIX aparece una multiuniforme y rica producción de novelas a partir del ‎romanticismo: novela histórica, psicologica, poetica, social. Pero es con el realismo y ‎naturalismo cuando se logra una perfección técnica, desconocida desde Cervantes y una ‎creación de personajes y mundos de ficción de una gran complejidad en autores como: G. ‎Flaurbert, H. Balzac, Stendhal, E. Zola, B. Pérez Galdos, Clarin, Ch. Dickens, L. Tolstoi, F. ‎Dostoievski, etc. ‎

En el siglo XX se desarrolla una profunda transformación en las técnicas narrativas ‎relacionadas con el tratamiento de la secuencia temporal, la ruptura del orden interno de la ‎fábula, los análisis de los distintos estados y estratos de la conciencia y del inconsciente, el ‎entrecruzamiento de diversos niveles de lenguaje, el uso de técnicas procedentes del cine ‎‎(yuxtaposiciones, acumulación, narración en paralelo, flash-back, etc.), de la estructura musical, ‎etc. Los grandes propulsores de esta transformación han sido: J. Joyce, W. Faulkner, M. Proust, ‎F. Kafka, V. Woolf, J. Cortazar.‎

Los grandes temas de la novela ‎

En la actualidad se considera la novela como el género mayor de la narrativa. La novela se ha ‎transformado, en el curso de los últimos siglos, sobre todo a partir del siglo XIX, en la forma de ‎expresión literaria más importante y más compleja de los tiempos modernos. Esto debido a que ‎se ha ampliado continuamente el dominio de su temática, interesándose por la psicología, por ‎los conflictos sociales y políticos y ensayando nuevas técnicas narrativas y estilísticas. Así pues, ‎la novela se ha convertido en la actualidad en el estudio del alma humana y de las relaciones ‎sociales, en reflexión filosófica, en reportaje, o en testimonio polémico.
Por ello el tema constituye un elemento fundamental de la estructura de la novela.
En el siguiente cuadro se muestra claramente algunos autores representativos de la novela con el ‎correspondiente tema que trata en sus novelas ‎


Los tipos de novela

Novela bucólica

Llamada también pastoril. Escrita con tono de sencillez e inspiración casta. En ella se idealizan ‎personajes y ambiente. Longo (griego), en el siglo III d de C. escribió Dafnis y Cloe, que es el ‎modelo de estas novelas en las cuales se describen los tiernos amores de dos pastores que viven ‎en una naturaleza benigna y suave.‎

Novela bizantina

Tipo de novela que surge en el periodo Alejandrino de la literatura griega, caracterizada por la ‎acumulación inverosímil de aventuras y episodios, viajes y naufragios, hallazgos y ‎desapariciones. Cervantes cultivo este género en su obra Trabajo de Perciles y Segismunda.‎

Novela satírica

Debemos a la antigüedad clásica el modelo de la novela satírica. En Roma, Petronio, el famoso ‎arbitro de la elegancia, contemporáneo de Nerón, describe en su novela Satiricón los más ‎íntimos detalles de la corrompida sociedad romana.‎

Novela picaresca

Refiere la vida pintoresca de los truhanes, hampones, tahúres, vagabundos, en una palabra: ‎pícaros. Algunos críticos dicen que este tipo de novela surgió como una energética reacción del ‎espíritu español realista contra el falso idealismo caballeresco pastoril. Otros afirman que nació ‎de una sociedad en la que se habían multiplicado los vagos y los desocupados. Estas novelas ‎abundan en España en los siglos XVI y XVII. En ellas el pícaro, al narrar su propia vida, se ‎venga de los poderosos que lo han maltratado y despreciado, contando sus defectos y sus ‎debilidades, por eso estas novelas son autobiográficas y satíricas. Sobresalieron en este genero: ‎la obra "Lazarillo de Tormes" sin autor reconocido. ‎

Novela aventuras

Al personificarse los cantares de Gesta de la Edad Media, dieron la novela de caballerías (de ‎aventuras). Se caracterizan por extensas narraciones cuyo protagonista es un personaje que ‎profesa el ideal caballeresco, es decir, que dedica su existencia a la defensa de la justicia y al ‎amparo de los débiles y desvalidos. Los personajes se han deshumanizado: son arquetipos, ‎esquemas ideales. Representan al ser humano no como es sino como debiera ser.‎

Novela gótica

Se cultivo en el siglo XVIII se caracteriza por el eclesiastismo romántico y lo arquitectónico: ‎ruinas, iglesias, monasterios, etc. pertenece a un tipo de relatos de misterio y de terror, cuya ‎intriga se desarrolla en un viejo castillo gótico, en el suceden acontecimientos extraños e ‎inquietantes. Elementos esenciales de esta novela son la situación angustiosa del protagonista ‎‎(una joven en grave riesgo), el amor y una atmósfera de misterio, potenciada por la intervención ‎de seres fantásticos o espeluznantes que provocan la ansiedad y el terror. Algunas obras de este ‎tipo de novela son: Longsword, conde de Salisburry, de Thomas Leland.‎

Novela histórica

El relato novelesco que gusta de la sucesión de episodios de tipo histórico es característica de la ‎época romántica. La novela histórica versa sobre argumentos o temas reales, sucedidos en el ‎pasado con respecto a la época en que se escribe. Se dice que la mejor historia de Roma esta en ‎la novela Quo Vadis de Enrique Sienkiewiez. Por la serie de novelas históricas de Walter Scott ‎pasa toda la historia de Inglaterra Medieval, por los Episodios Nacionales de Benito Pérez ‎Galdós, desfila la historia de España, con tanta veracidad como la historia misma. Y es al ‎italiano Alejandro Manzoni a quien se debe su novela Los Novios, una de las primeras y ‎mejores exposiciones sobre la novela histórica a mediados del siglo XIX.‎

Novela policíaca

Es un tipo de relato en el que se narra la historia de un crimen, cuyo autor se desconoce y en el ‎que, a través de un procedimiento racional, basado en la observación e indagación (llevada a ‎cabo, normalmente por un detective), se logra descubrir al culpable o culpables.
En el desarrollo posterior de este subgénero narrativo inaugurado por Edgar Allan Poe, se ‎mantendrá en lo esencial, este esquema de novela (crimen inexplicable a primera vista, ‎investigación sobre el caso, solución del mismo), la cual presenta como característica más ‎sobresaliente la técnica del relato a la inversa, ya que empieza por el final de la historia y se ‎encamina hacia el inicio de la misma.
Entre los cultivadores más notables de la novela policíaca, figuran los británicos: A. Conan ‎Doyle creador del detective privado Sherlock Holmes: Las aventuras de Sherlock Holmes 1892, ‎Agata Christie que configura al detective Hercules Poirot: El misterioso caso de Styles, 1921, El ‎asesinato de Rogelio Ackroyd 1926. ‎

Novela de observación

Bajo este nombre se agrupa una serie de tipos de novela caracterizados por el análisis u ‎observación de distintos aspectos de la vida humana:‎

Novela sentimental

La iniciación plena de estas novelas corresponde al romanticismo, pero fueron los novelistas ‎ingleses del siglo XVIII quienes imprimieron este carácter a la novela aun cuando exageran ‎presentando asuntos excesivamente tiernos y lacrimosos: Samuel Richardson en sus obras ‎Pamela y Clarisa presenta un tema que gira entorno a las desgracias amorosas de dos señoritas. ‎El mismo tema sentimental tiene la novela popular de Bernardino de Saint-Pierre, Pablo y ‎Virginia, que cuenta el amor de dos niños educados en plena naturaleza, en una isla lejana.
En la novela romántica se exalta la naturaleza, el amor, la ingenuidad, la pasión y la melancolía.
En la obra Werther de Goethe, surge un problema más agudo: su protagonista se suicida al ‎comprobar la imposibilidad de su amor.‎

Novela psicológica

Describe sobre todo los conflictos espirituales, es decir, psicológicos. Las reacciones ‎espirituales de los personajes, que son analizados minuciosamente, bien siguiendo el hilo de sus ‎pensamientos (monólogos), o bien transcribiendo aquellos textos –diarios íntimos, cartas ‎‎(novela epistolar), etc. – que se suponen escritos por dichos personajes. Las primeras grandes ‎novelas psicológicas se deben al escritor ruso Dostoievsky y al francés Stendhal.
La novela psicológica nos brinda abundantes ejemplos de realismo subjetivo. El escritor ‎psicológico se desdobla. Tiene frialdad para observar el panorama interior de sus criaturas.‎

Novela de costumbres

La observación de la realidad da origen a la llamada novela de costumbres. En estas se ‎presentan conductas humanas de personajes y tipos analizados en su contexto histórico y ‎entorno social, como representantes significativos de un grupo humano y de su esquema de ‎valores en el marco de una sociedad concebida como totalidad. Entre las novelas de costumbres ‎hay algunas de gran valor como las de Dickens, casi todas las novelas españolas de ese tipo, ‎como Martín Rivas, del autor chileno Alberto Blest Gana.‎

Novela realista y novela naturalista

La observación de la vida conduce a un predominio cada vez mayor de los elementos ‎descriptivos que da lugar a la llamada novela realista, muy en boga en la segunda mitad del ‎siglo XIX. Su modelo podría ser la Comedia Humana de Honorato de Balzac.
La más extrema evolución de la novela realista recibe el nombre de naturalismo. Su creador fue ‎el francés Emilio Zola (1840-1902), quien pretendía hacer de la novela una observación ‎científica y experimental de la humanidad, hasta el extremo de que sus personajes solo se ‎mueven por impulsos fisiológicos. Con ello se consigue un arte descarnado y brutal. Con el ‎naturalismo la literatura se puebla de borrachos, de vagabundos, prostitutas, chusma, pueblo ‎maloliente. Tabernas, pocilgas, etc. son el escenario de las trifulcas, palizas y amores sucesivos. ‎No hay en el naturalismo deformación grotesca sino copa fotográfica de una triste realidad que ‎no es toda la realidad.
Los escritores realistas abandonan los temas fantásticos y extraordinarios de los románticos y ‎trataron asuntos basados en la realidad, hechos cotidianos ambientados en lugares que el escritor ‎conocía bien.‎

Novela biográfica

Es una modalidad de la nueva literatura. Esta revoluciona la técnica de la biografía histórica. ‎Toma los grandes hombres o héroes como seres corrientes y los lleva desde la cuna hasta la ‎cima de la gloria y luego hasta la tumba. Sus más calificados representantes son: André ‎Maurois, Stefan Zweig, Emil Ludwing.‎

Novela de tesis

Es la que presenta conflictos o problemas de orden: religiosos, políticos, Sociales, etc. Florece ‎especialmente en el ultimo tercio del siglo pasado con Pérez Galdos -obras de tesis social y ‎religiosa..
Es novela de tesis porque predomina la idea sobre la acción y generalmente hay un propósito ‎docente y hasta polémico: el autor combate por sus ideas y mueve de capricho sus personajes ‎para llegar a resultados preconcebidos.‎

Novela actual

La novela moderna asalta al lector como un conjunto de crisis de todo orden. La jovialidad y lo ‎agradable aparecen como algo anticuado. Todas son novelas con problema. En muchas de ellas ‎los hombres son representados como monstruos asquerosos, vulgares, esclavos atormentados y ‎víctimas indefensas, negociantes arribistas, mentirosos y libertinos. La búsqueda de el sentido ‎de la vida, es un problema para el personaje. El hombre, víctima de la administración del ‎mundo, de los negocios, amenazado por el átomo y las crisis económicas, las guerras, arrojado ‎en la maquinaria de un mundo casi totalmente trastocado y tecnificado, se vuelve cada vez en su ‎interior mas sin patria, ese hombre común de hoy, ya no puede ser un hombre armónico o un ‎héroe ideal. Ni siquiera tiene fuerzas para una gran pasión. Según los sociólogos, cada vez ‎queda menos de realidad originaria y natural. Toda la actitud del hombre moderno respecto a la ‎fe, a la ciencia, al sentimiento y a los valores se ha desplazado, complicado y diferenciado.‎

En la novela tradicional había "héroes", se llamaron: Crusoe, Werther, Raskolnikov, ‎Karamasov, Ana Karenina, etc. Los protagonistas de hoy son seres del montón a menudo ‎difíciles de comprender, incapaces de todo lo elevado, aprisionados por las circunstancias y en ‎desacuerdo consigo mismos. El personaje de la novela moderna es angustiado; es una ‎criatura atormentada, en extremo disociada o en extremo intelectual. Todo esto obedece a ‎que el mundo contemporáneo ha sufrido profundas transformaciones y dolorosas experiencias: ‎el maquinismo, la sociedad en masas, el extraordinario desarrollo de la técnica, las guerras ‎mundiales como la manifestación de crueldad colectiva, la bomba atómica como riesgo de ‎autodestrucción universal, el terrible poder de la propaganda y los medios estatales para influir ‎sobre una comunidad, los viajes a otros planetas etc. Por todo esto, la novela de hoy no puede ‎ser como la novela del siglo XIX.

En la novela actual se busca una sinceridad absoluta, se parte del hecho de que cada ser tiene en ‎su vida su verdad individual.

Una realidad oscura, contradictoria que constituye el tema de la novela, exige ser expresada ‎también en una forma oscura desconcertante. De ahí la dificultad que muchas novelas de hoy ‎presentan para el lector medio. Este no recibe ya un mensaje claramente expresado por medio de ‎la introducción, el nudo y el desenlace, sino que es impelido a penetrar en un laberinto ‎sugestivo. La presentación de los personajes y del escenario es incompleta. Los personajes ‎actúan muchas veces de manera inconexa o contradictoria, tal como en la vida real.

En cuanto a la técnica y en relación con los personajes, ellos se definen por sus palabras y ‎por sus obras mucho más que por la caracterización previa que antes sé hacia. El tiempo y el ‎espacio son imprecisos y a veces se supone (Como en Kafka, por ejemplo), la apertura a mundo ‎de ensueño o simbólicos.

Tal vez la experiencia más importante en la novela de hoy, es la que se suele llamar del ‎‎"tiempo circular": el orden en la lectura es indiferente, se puede leer la novela por cualquier ‎pagina. Esta experiencia la han puesto en practica Joyce y algunos autores franceses del ‎‎"nouveau roman", ("nueva novela", un movimiento literario que tuvo su apogeo a fines de 1950 ‎en Francia).

En Hispanoamérica una novela muy característica de esta técnica es La Muerte de Artemio ‎Cruz del mexicano Carlos Fuentes, en la que hay gran desorden temporal.‎

En cuanto al simbolismo, este es fundamental en muchas novelas importantes. Consiste en el ‎siguiente planteamiento: existe una "gran verdad" oculta que significa la solución a todos ‎nuestros problemas y es ella, en suma, nuestra salvación. Novela simbólica es la que intenta ‎acercarse a esa gran verdad. Lo esencial en estas obras es que además de su tema concreto, ‎ofrezcan resonancias universales, oscuros anuncios de situaciones vitales básicas. Las obras de ‎Kafka son simbólicas porque el hombre actual ve reflejadas en ellas, por debajo de la trama ‎concreta, un aspecto de su limitada condición. Por ejemplo: en La Metamorfosis considera la ‎soledad y la incomunicación como integrantes de la condición humana universal.‎